/* Nombre: Plantilla Top Music Creada por: Angitawbm para: www.plantillasbloggers.com */ Los Rockeros Celestes
jueves, 4 de noviembre de 2010
Benjamín
Él es uno de los personajes más importante de la obra, y no sólo porque es el narrador, si no, porque es integrante de "Rockeros celestes". Además fue el único que "sobrevivió" de sus compañeros. Él vivía en la ciudad al límite del bosque, el cual siempre era visitado por él. Tenía el trabajo de redacción publicitaria.
Benjamín era muy diferente a todos los de la producción. Le encantaba los árboles, las flores, la naturaleza. El nunca dejó de ser niño, por así decirlo. Siempre recordó cada segundo de su niñez, estando totalmente orgulloso de ella. Siempre quiso volver a ser un niño. El también era muy imaginativo, ya que, con Dani, cuando estaban aburridos en el trabajo, se inventaban personajes. Uno era un escritor y otro un pintor, y así pasaban tardes enteras divirtiéndose en el trabajo. Siempre le vio el lado positivo a las cosas. Tanto fue eso que, al ver que sus amigos desaparecieron en el lago, nunca se le cruzó por la cabeza que habían muerto. Estaba absolutamente seguro que estaban vivos y en un lugar mejor, en el Grial. El también fue muy independiente. No tenía que consultar a nadie antes de hacer las cosas.
Pete
Él era el jefe de una agencia de publicidad, la misma en la que trabajaba Benjamín y Dani. El también vivía en la ciudad, pero a diferencia de Benjamín, lo último en que pensaría sería ir a visitar el bosque.
Físicamente era una persona obesa y baja de estatura.
Tuvo una hermosa niñez alrededor de toda la naturaleza del bosque y la magia del Grial, pero eso no bastó para que, sólo por dinero, cambiara radicalmente. Se convirtió en una persona avara, sin sentimientos. Lo único que quería era sacar al aire más y más comerciales, y así ser el más importante de todos. Era una persona muy rabiosa e histérica. Nunca disfrutó de la vida como lo pudo haber hecho. Le gustaba llevarse todos los créditos de cada situación, aunque él no haya hecho nada. Pero todas estas malas características las cambió cuando llegó a casa de Gabo para advertirles lo del Mordro, demostrando así que quería volver a ser un "Rockero Celeste". Quería ser parte del bosque nuevamente. Y que ya no era realmente feliz, con esa personalidad tan gruñona y sin sentimientos.
Dani
Él era muy parecido a Benjamín. También vivía en la ciudad y visitaba el bosque continuamente. Trabajaba para Pete, o sea que era colega de Benjamín y otro de los integrantes de los "Rockeros Celestes". Al igual que sus otros compañeros de "pandilla", tuvo una feliz infancia entre los árboles.
Dani era una persona con mucha imaginación, ya que, como dije anteriormente, junto con Benjamín se inventaban personajes, pasando así días enteros divirtiéndose en el trabajo. También se puede decir que es un muy buen amigo, ya que al darse cuenta que Benjamín había renunciado al recibir los injustos regaños de Pete, inmediatamente él, para apoyar a su compañero, renunció también. Esas son las pruebas que demuestran a los verdaderos amigos. Dani también era una persona que nunca se alejó de su infancia, ya que en el momento que pudo haber muerto a causa de las mortales llamas, aseguró que esa laguna que vio era el anhelado grial, y sin pensarlo siquiera, se lanzó a un mundo de fantasías.
Gabo
Él era un hombre muy extraño. Sólo dejaba que lo llevara el viento. Aprovechaba cada oportunidad que se le presentaba para hacer algo. Era totalmente libre (dentro de los límites), hacía lo que quería y lo que encontraba mejor. Siempre aceptaba lo que venía, como cuando era niño y le dijeron que tenía que partir a Europa. Él no se hizo ningún problema, sólo dejó una carta despidiéndose de los "Rockeros Celestes". Nada más.
O también esa importante ocasión cuando, sin siquiera haberla visto claramente, le pidió matrimonio a Milena, por el simple hecho que, al escuchar la melodía que provenía de su flauta que era tan hermosa y cálida, que se enamoró perdidamente de ella de inmediato, fue un amor a primera vista.
Se podría decir entonces que es una persona "loca" o fuera de lo normal.
Su niñez fue muy importante para él. Nunca desechó esas flechas y arcos. O esos divertidos disfraces del baúl de su casa con los cuales se divertía con los demás del grupo.
Era sencillo. Nunca quiso cosas materiales ni llamar la atención con lo que haga. Incluso, tenía pensado casarse en una ceremonia sin invitados, en vez de autos usar bicicletas, nada que llame la atención. Todo absolutamente sencillo.

Pupi
Ella trabajaba como actriz, pero no lo era. Sólo la contrataban por su buen físico. Era la novia de Pete.
Era muy hermosa. Tenía un cuerpo perfecto, al igual que su rostro.
Pero de que le servía tener buen físico si no pensaba. Era poco inteligente. Totalmente interesada. Carecía de sentimientos. Le gustaba ser observada. Llamar la atención era lo máximo para ella. No le gustaba que nadie pase sobre ella. Como en esa ocasión en que su hermana se iba a casar con el hombre que ella quería. La Pupi no lo aguantó. Se puso a gritar e insultó a su hermana de la forma más cruel. Y además, como será de interesada que quería engañar a su novio, y sólo para llamar la atención de sus amigos. Porque de ella se podía esperar cualquier cosa.
Milena
Ella era hermana de la Pupi. Milena también tenía un hermoso cuerpo y una bella cara, pero a diferencia de su hermana, Milena tenía el corazón puro. No era interesada y pensaba antes de hacer las cosas.
No era para nada sociable. Nunca salía, porque tal vez pensaba que toda la gente era como su hermana Pupi. Claro que para ojos de su hermana, Milena era una ermitaña, un monstruo y no tenía consideración con nadie.
Milena también era mística. Le gustaba leer el "tarot", lo que conducía por supuesto a que la Pupi diga que era una bruja.
Por una parte se parece bastante a Gabo, ya que se aventuró a aceptar la propuesta de matrimonio de él. Y ella tampoco lo había visto bien. Se fijo en él tal vez porque fue la primera persona que la entendía. La primera que la apreció por el simple hecho de tocar la flauta.




Mordro
Aunque en el libro no se nombra mucho a este singular personaje, puedo decir que era el jefe de la "pandilla" con el mismo nombre, la cual era la rival de "Rockeros Celestes".
Él era una persona rebelde, totalmente libre. Autoritario. No le importaba nada. Le encantaba atemorizar a la gente. Y no hay que dejar de lado que era una persona muy vengativa. Esto lo demuestra cuando, después de haber pasado más de veinte años, el Mordro nunca olvidó lo que le habían hecho los "Rockeros Celestes" cuando eran niños, así que no podía quedarse con los brazos cruzados sabiendo que Gabo había llegado. Así que partieron a su casa en busca de una venganza que nunca consiguieron.
 Este libro me gusto mucho y lo note cuando empecé a leerlo ya había avanzado bastante sin darme cuenta que no me había fijado ni en el número de páginas, ni el tamaño de la letra.
El autor, en este caso, Darío Oses, tuvo una manera muy ingeniosa de comenzar su obra, dijo una parte del final, haciendo así que el lector quede con la duda del por qué dijo lo que dijo. En este caso me pregunte: ¿por qué dijo que ellos no volverán, no los encontrarán y tampoco están muertos?. No le encontré la respuesta. La única manera de enterarme era seguir leyendo hasta llegar al final. No podía detenerme. Quería encontrarme rápidamente con la respuesta.
Realmente es interesante el final. Fue lo que más me gustó, sin dejar de lado lo demás. 
Lo otro que me gusto que lo note cuando iba leyendo es que el autor nunca deja de lado algo muy importante que seria el espíritu de joven,

En la obra, se logran encontrar muchos valores y anti valores como el hecho que Pete tenía más dinero que sus compañeros, su ego se elevó y su niñez se olvidó. Encontraba ridículo todo lo que habían hecho cuando era niño. Lo más tonto que pueda existir.
Pero en cambio, a Benjamín y Dani no les influyó el dinero para nada, y la imaginación seguía corriendo por su sangre. Le enorgullecía recordar y contarle a los amigos esas aventuras que tuvo en el bosque buscando el Grial. Para ellos era lo máximo. Y si es que alguien encontraba ridículo lo que estaba contando, no le importaba, porque sabía que esa persona era la que estaba mal.
Esto es lo que puedo destacar que puede hacer que este libro me haya gustado tanto.
Darío Oses nació en 1949 en Santiago, estudió en el liceo Darío Salas y se diplomó en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile. Ha desempeñado múltiples funciones -corrector de pruebas y de estilo, reportero periodístico, cronista y crítico literario, redactor publicitario, guionista de televisión. Actualmente es Director del Departamento de Asuntos Culturales de la Universidad de Chile.
Su actividad central es, con todo, la escritura. Cuentista en sus orígenes, textos suyos han aparecido en revistas y varias antologías, entre ellos el memorable "Muerte en Cartagena" incluido en el volumen Nuevos Cuentos Eróticos.
Ha incursionado en el teatro (es coautor con Marco Antonio de la Parra, de la obra "Lindo país esquina con vista al mar"), y ha publicado las novelas juveniles "Los rockeros celestes" y "El caballero del desierto". Pero su consagración literaria data de 1992 cuando apareció "Machos tristes", que lo situó de inmediato en la primera línea de la narrativa chilena. La crítica elogió en esta novela su originalidad formal, la perfección y severidad de su prosa y la sabia fusión de los avatares del mundo " privado y rutinario de unas vidas mínimas y antiheroicas" en el contexto del drama sociopolítico de Chile en las décadas recientes.
El "viaducto" publicada en 1994 confirmó a Oses como uno de los escritores más sólidos de su generación y probablemente el novelista chileno de mayor coherencia en su propósito. Calificada por algunos críticos como "monumento de ingeniería literaria", la novela ratifica la vocación del narrador para ilustrar los límites entre lo real y lo imaginario y mostrar cuánto de espejismo pueden tener las apuestas de la Historia cuando el hombre se enfrenta a su necesidad íntima de dicha.
En Oses existe un genuino interés por los géneros menores, asociados en él a modos más antiguos y genuinos del ser nacional, como es el caso del folletín. 0 por géneros literarios ya pasados de moda, como el grotesco naturalista.
En sus historias hay siempre un gesto pasatista, ejercido tanto desde el pastiche de ciertas formas artísticas (alejadas del logo publicitario y de la vanguardia conceptista).

Benjamín era un hombre normal, con un trabajo normal: redacción publicitaria, hasta que pasó lo inesperado.
Todo comenzó una mañana en el bosque en el que iban a grabar un comercial, el mismo en el que iba Benjamín a jugar con sus amigos cuando eran niños (capítulos II a VII).
Todo iba bien hasta que apareció Gabo, un especial amigo de Benjamín de la infancia, el cual había tenido que irse de un día para otro sin poder despedirse ni de Dani, Pete, o Benjamín (capitulo VII).
Pete era uno del grupo, pero con los años cambio radicalmente. Se convirtió en el desagradable jefe de Benjamín. Dani también era otro de la "pandilla", pero él no cambió. Incluso él también trabajaba para Pete y era colega de Benjamín (capitulos II a VI).
Benjamín y Gabo recordaron muchos hechos importantes de su infancia. Hablaron de cómo se conocieron y del famoso Grial, que era un símbolo para ellos que siempre quisieron encontrar. En realidad no sabían que era ni donde estaba, pero estaban seguros que existía.
También recordaron el grupo de música que ellos formaron, llamado "Rockeros Celestes". Y al tal Mordro, el jefe de la pandilla con el mismo nombre, la cual era la rival de "rockeros celestes". Primero era un juego de niños, pero con el tiempo se pusieron cada vez más violentos. Así que los "Rockeros Celestes" empezaron a utilizar arcos y flechas para defenderse.
Después que terminaron de recordar su infancia, partieron a la casa de Gabo, la cual quedaba en medio del bosque. Benjamín nuevamente volvió a sus recuerdos. Eran días enteros que pasaban en esa casa cuando eran niños (capítulos VII a XI).
Al pasar algunas horas, partieron rumbo a la fiesta de cumpleaños de Pupi, la novia de Pete. Ella era una mujer con hermoso cuerpo, y por lo mismo, su ego estaba por las nubes. Era muy interesada y poco inteligente. Tanto que quería engañar a Pete con Gabo (capítulos XII a XIV).
Cuando llegaron, todo iba bien, hasta que Gabo escucha una hermosa melodía que provenía de una flauta. Él no pudo contenerse y siguió este especial sonido, hasta llegar, junto con Benjamín, a una habitación oscura. En ella apenas se podía ver a una mujer, de la cual prevenía la melodía. Ellos supusieron que era Milena, la hermana de la Pupi, y a la vez, su lado contrario. Ella, aparte de ser hermosa, era pura e inteligente. En ese momento Gabo se enamoró perdidamente de ella, al igual que ella de él, sin siquiera haberse visto con claridad. Pero lo más sorprendente pasó cuando Gabo le propuso matrimonio a ella y ésta aceptó.
En esto llegó la Pupi, y al darse cuenta que su hermana se iba a casar con el hombre con que iba a engañar a Pete, se enfureció mucho. Lo mismo le pasó a Pete cuando se enteró que su novia ya no lo quería. Casi explota de rabia.
Al otro día, en la agencia de publicidad, Pete andaba insoportable. Por cualquier cosa regañaba a Benjamín, por lo cual, él renunció, seguido por Dani(capítulos XIV u XV).
Después de lo sucedido, Benjamín y Dani fueron a casa de Gabo. Y ahí estaba él con su futura esposa, cuando inesperadamente entra Pete gritando: "el Mordro viene, el Mordro se acerca junto con sus motociclistas". Y así era. El Mordro, al enterarse que Gabo volvió, se encaminó rápidamente a su casa.
Mientras tanto, a Pete ya no le importaba lo ocurrido, solo quería volver a ser un buen amigo (capitulos XV a XVII).
Así que prepararon sus antiguos arcos y flechas, y en eso, declararon a Milena como una nueva integrante del grupo.
Cuando llegaron las motocicletas, empezaron a lanzar las flechas. Todos los enemigos del bosque estaban en el suelo, menos Mordro, a quien le llegó una flecha en un lugar que hizo que su motocicleta explotara en llamas, las cuales alcanzaron los milenarios árboles del bosque. Los "Rockeros Celestes" corrieron, pero era inútil, porque en todas partes había fuego. Ya no había esperanza de vida, cuando Pete y Dani gritaron: ¡el Grial, el Grial!, apuntando a una laguna que parecía un espejo que reflejaba las nubes. Todos menos Benjamín corrieron para allá y se lanzaron a lo que daba la impresión de un vacío. Y ahí desaparecieron. Benjamín fue el único que no saltó. Por miedo tal vez. Pero él tiene la certeza que sus amigos no murieron ahogados ni nada de eso. Ellos están en el lugar que siempre anhelaron cuando eran niños: el Grial (capítulos XVII a XIX).

Buscar este blog

Cargando...

Seguidores